Revistas mínimas

Internacional Microcuentista

Cuántas revistas dedicadas al microrrelato habrá en internet no lo sé; de origen mexicano, menos. Sin embargo he de empezar por una revista de origen plurinacional: la Internacional Microcuentista, que acogió uno de mis primeros microrrelatos —de los primeros que escribí con conciencia—, que reproduzco a continuación:

Voyeur

Se vieron en el restorán y tuvieron una cena romántica, caminaron al departamento intercambiando gestos y pasos de enamorados, llegaron a la recámara, se desnudaron. Pero no se atrevían a hacer el amor porque desde el principio tenían la sensación de que alguien los estaba leyendo.

      Vi nacer la revista porque en ese tiempo estaba inmerso, empapado de blogs de escritores noveles de minificción; me sometí a la fuerza centrípeta del género brevísimo y, a semejanza de cierto felino dantesco, entre más leía más blogs buscaba, más talentos surgían, acompañados a veces de mi más sana envidia.

      Los que conformaron el primer comité editorial —Esteban Dublín, Víctor Lorenzo, Fernando Remitente, Daniel Sánchez Bonnet y Martín Gardella— nos dejaron en suspenso a los habitantes de la blogósfera con un aviso en sus respectivas bitácoras sobre un suceso grande que ocurriría en breve tiempo. Surgió, pues, la Inter. Posteriormente, el 19 de agosto de 2011, hace un año exactamente, Daniel Sánchez Bonnet dejaba el comité editorial pero llegaban a él José Manuel Ortiz Soto —para entintar de mexicanidad algunas letras— y Rony Vásquez Guevara, director de la revista Plesiosaurio.

      Punto y aparte: hablemos de los contenidos de la revista. Desde su nacimiento, la Internacional Microcuentista ha tenido buenas secciones: Dos veces bueno, Neomínimos, Microconcursos, Interbreves, Microscopio, Breviario, Otras brevedades, y después la Microagenda; secciones que cubren a los autores consagrados, noveles, los concursos de ficción breve, análisis y reseñas, entrevistas, brevedades de naturaleza extraliteraria,y eventos respectivamente. Los contenidos siempre fueron buenos, salvo por algo que nunca me parecio y que les hice saber en un comentario: incluir citas de la Wikipedia no me hacía pensar en mucha seriedad de investigación. Ignoro si continúan acudiendo a dicho sitio.

      Otro apunte: considero que la revista debería incluir más críticas literarias, las reseñas están bien, dan noticia y señalan posibles caminos de lectura, no obstante haría bien al lector encontrarse con un libro muy bien desmenuzado, endulzado o destrozado; una crítica profunda, sin pretensiones de hacer teoría literaria, requiere más de tres párrafos, por lo que la brevedad, en este caso, no sería posible. Quizá se abstengan de publicar entradas más extensas para conservar el formato de brevedad omnipresente, sin embargo, a mi parecer, impulsaría a mayores altitudes y latitudes a la revista. La sección que, al contrario, llevan muy bien es el Breviario, con entrevistas interesantes, breves pero que muestran lo más apetecible de los autores, o la parte más apetecible que ellos dejan ver. También es meritorio que el comité editorial haya abierto las puertas a su público lector mediante las colaboraciones, que están regidas por la brevedad como columna vertebral.

      A pesar de su juventud, la Inter alberga contenidos de alta calidad, textos, comentarios y entrevistas de los grandes maestros del género, sea por su genio creativo o por sus aportaciones teóricas; en esta revista uno puede leer y conocer, un poco, a Shua, Zavala, Calvino, Perucho, Renán, Samperio, Violeta Rojo, Epple, Borges y un nutrido etcétera.

      ¿Por qué comienzo esta serie de posts con la Inter? porque me parece que tiene un gran futuro, porque ya es referente en el género, porque leerla puede servir para iniciarse en el conocimiento del género breve y de la brevedad del género. Queda aquí la entrada inaugural de esta serie.

Anuncios
Estándar

4 thoughts on “Internacional Microcuentista

  1. Estimado David:

    Siempre es un placer encontrar estas entradas luego del trabajo que venimos haciendo con mucho cariño.

    Debo decir que concuerdo contigo con respecto al vacío que ves de la revista. Yo, incluso, lo he comentado en varias ocasiones y he procurado hacer que la crítica sea realmente un referente de la lectura.

    No sé si conoces esta entrada, pero considero que con esta entrada, publicada el 2 de mayo de 2012, dimos un primer paso. Esperamos tus comentarios y, de nuevo, gracias por dedicarnos este espacio.

    http://revistamicrorrelatos.blogspot.com/2012/05/decepcion-de-un-referente-la.html

    Me gusta

    • Esteban,

      me alegra leerte (y saber que me leen) por estos rumbos nuevos. No leí en su momento la entrada citada; pero, ahora que ya le di su repasada, debo confesar que comparto tu postura. Ese volumen de la colección contiene mucha paja, que bien podría quemarse para dar lugar a otros talentos que por ahí deben estar escondidos.
      Pero regresando al tema: sí, dieron un paso y uno grande; y por eso mismo me parece de mucha importancia que las críticas se hagan con mayor profundidad. Por supuesto, es muy distinto escribir microrrelatos que crítica literaria, pero seguro van por buen camino.

      Saludos al comité.

      Me gusta

  2. Debes saber que el único teórico de los seis es Rony Vásquez, que coordina desde Perú. Los demás somos lectores que coincidimos por la escritura breve. Distamos mucho de ser críticos, pero no veo por qué no dejar claras las opiniones con respecto a los libros que leemos.

    Sin embargo, hay libros que me siento incapaz de referenciar. Dinosaurios de papel, que conoces de sobra; El microrrelato hispanoamericano, de Lagmanovich y Elementos para una teoría de minicuento, de Nana Rodríguez. Y me siento incapaz, básicamente, porque son libros de teoría. Todos me brindaron herramientas, pero no es fácil encontrar palabras para referirse a libros que tienen estudios tan profundos.

    Un abrazo y gracias por tus palabras.

    Me gusta

  3. A mi parecer no debería ser necesario ser un teórico de la literatura para reseñar un libro de teoría (yo no soy teórico tampoco); creo, más bien, que un buen libro de esta clase debe ser comprensible y útil tanto al lector, como al creador y al teórico mismo. Por lo tanto, creo que vale tanto la crítica de alguien que no es teórico o crítico como de alguien que sí lo es. Claro que no es lo mismo evaluar un libro teórico con bases similares que de forma “lírica”; además, se entiende, por la información que se brinda de cada uno de ustedes, que no son teóricos de formación.
    Resumiendo, creo que no pasa nada grave si se avientan a reseñar los libros que has citado, siempre que se procure ser objetivo, como debe ser.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s