Profilaxis

1

Uno camina por la calle y de pronto le viene una mordida encima, una tarascada en la garganta, el buril que graba en la piel entera una culpa, la querida congoja que se fundamenta en el secreto. Es el recuerdo súbito —si aceptamos tal mentira— que se aparece para estropearlo todo, para recordarnos que aun con nuestra redención expedida por nosotros mismos, somos viles. Y no hay mucho que hacer después, tal vez caminar un par de cuadras más, con ganas de doblar la esquina y desvanecerse poco a poco como una cosa envuelta por una luz gigantesca, una cosa sin sombra, no afianzada al mundo. Por lo tanto las palabras nos matan poco a poco y se regodean en su propia agonía. Cuidado con llegar a casa o a un sitio cualquiera, porque el arribo es hincarse, en el mejor de los casos, o tirarse de bruces en espera de la lluvia más solitaria.

¿Quién tiene las agallas para guardarse sus remordimientos? Una cancioncita triste no basta, ni un piélago de alcohol, es necesario gritarlos, intentar expiarlos, y ése es el más hondo y fructífero de los infiernos; pero los frutos están escondidos y uno ni siquiera sabe que está hambriento; es el hambre del armisticio del propio espíritu la que pasa desapercibida. Lo que queda es acudir con un amigo, si nos queda alguno, y hablar y hablar y dar un trago de vida, callarnos —la boca, los oídos, los ojos— como crisálidas caídas.

2

Somos todos victimarios.

3

¿Debería ser esta una carta abierta a los amigos?, ¿una declaración de paz contra mis más acérrimas desilusiones? Podría ser el presentimiento llano de la muerte, la victoria de su inefable amor susurrado constantemente; podría serlo todo, el nombre resultante de la suma de todos, la triste imagen que es lo que más puede rescatar uno de sí mismo, una sonrisa escondida y rutilante. Pero aquí hay sólo letras, es decir, un espejo fractalizado o el espejismo predilecto de cada desierto, la sed de sus piedras. Un silencio venido de abajo, del reposo absoluto del alma. Es preludio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s